Cerrajeros Ripollet

Somos Cerrajeros Urgentes, sus cerrajeros de confianza en Ripollet. Desde hace 13 años nos dedicamos como profesionales a lo que es nuestra pasión: la cerrajería. A nuestro cerrajero en Ripollet desde bien pequeño le empezaron a fascinar los misterios de llaves, cerraduras y sistemas de cierre, pues no era capaz de entender como con un objeto tan simple como una pequeña llave de dientes podía marcar la diferencia entre una puerta abierta que te permitiera pasar o una puerta cerrada de tal manera que era imposible atravesarla. Gracias a su padre, buen conocedor de los secretos de las cerraduras al regentar durante años una ferretería en Ripollet, empezó a entender los misterios, que hasta entonces le habían parecido cosa de magia, de llaves y cerraduras.

cerrajeros ripollet

El cerrajero de Ripollet

Ya desde los 10 años me divertía amaestrando con una simple lija llaves para abrir cerraduras y buscando las mil y una maneras de vencer los resortes del interior de bombines y cerraduras, que cada vez entendía con mayor claridad. Una vez conocidas las técnicas para abrir bombines y cerraduras de todo tipo, siempre gracias al consejo y a la atención de mi padre, empecé a interesarme por la apertura de vehículos sin romper sus cerraduras, a conocer los entresijos de los dispositivos de seguridad para persianas, y más adelante los sistemas de cajas fuertes, que para mi son el máximo exponente de la seguridad en cerrajería, con unos sistemas de una sofisticación que ahora mismo alcanzan tales grados de tecnología que a la mayoría de la gente le costaría creerlo. Después de cursar el bachillerato tecnológico me licencié en Ingeniería Industrial en la Universitat Politècnica de Catalunya, y empecé a trabajar en una empresa de diseño de piezas industriales.

La cerrajería siempre había sido mi hobby, mi afición y entretenimiento, siendo un auténtico "friki" de llaves y cierres. Mi padre siempre estuvo a mi lado para enseñarme todo lo que necesitaba y transmitirme sus conocimientos, y vio con buenos ojos cuando empecé a acompañar a su amigo cerrajero Javier a realizar algunos de sus servicios, siempre como observador, para aprender aún más del oficio de cerrajero. Pese a esto, mi familia siempre insistió en que me convenía la seguridad de un trabajo fijo, asalariado en alguna buena empresa que me garantizara el llegar a final de mes con un sueldo con el que poder mantener a mi futura familia. Hice caso del consejo de mi familia, y como decía empecé a trabajar en el diseño de piezas industriales, lo cual me ofrecía un sueldo nada menospreciable y la seguridad de tener unos ingresos fijos a final de mes.

No obstante, el hecho de pasar el día sentado en una silla, diseñando tornillos, engranajes y juntas, hora tras hora y día tras día, en un ambiente laboral falto de ilusiones y alegrías, fueron haciendo creer mi idea de crear algo propio, con lo que me sintiera plenamente realizado y que yo notara que estava revirtiendo en el bienestar de la sociedad con mis conocimientos.

Cualquiera es capaz de diseñar piezas industriales para industrias pesadas, pero una vez esa pieza está hecha... ¿quién se acuerda del ingeniero? Cansado de la oficina y de la monotonía, a los 27 años decidí dejarlo todo y formarme como cerrajero. Todos los conocimientos que ya tenía al llevar tantos años dedicándome a ello como aficionado no eran todavía suficientes para considerarme un profesional de la cerrajería, pues aún me quedaba mucho para aprender. Javier, amigo de mi padre y desde entonces mi mentor, me acogió como ayudante para acompañarlo en sus servicios y así ir aprendiendo.

Call Now Button